Durante mi etapa como redactora web en la revista YoDona hice una entrevista a dos líderes indígenas de Raposa-Serra do Sol que titulé “La voz del pueblo indígena”. Pierlângela Nascimiento y Jacir José de Souza , portavoces de los grupos ‘makuxí’ y ‘wapichana’ vinieron a España buscando apoyo para que su hogar no cayera en manos de los terratenientes. Un grito de auxilio en el que también nos centramos en el papel de la mujer en esta lucha. Puedes leer la entrevista completa a continuación.

Pierlângela Nascimiento y Jacir José de Souza son dos líderes indígenas brasileños que piden el apoyo del mundo para que su hogar no caiga en manos de los terratenientes. Un grito de auxilio por la naturaleza, por la vida.

Viven en un lugar, el suyo, el de sus antepasados y el de sus futuros hijos, que peligra por la codicia del hombre. Esa tierra, Raposa Serra do Sol en el estado de Roraima (Brasil), es el hogar de los grupos indígenas ‘makuxí’, ‘wapichana’ y otros muchos, pero el terrateniente no entiende de casas, sólo de plantaciones de arroz.

Ésta es una historia que habla de sangrientos conflictos por la tierra pero también de unión en un solo canto: el de la vida. Los pueblos indígenas han resistido el viento y la marea de los invasores durante décadas. Por fin, el 2005 trajo la recompensa a esta lucha cuando el gobierno del presidente Lula les reconoció el territorio. Legalmente es de su propiedad, pero un grupo de arroceros se niega a salir de la zona. Con el apoyo del Gobierno del Estado de Roraima han pedido al Tribunal Supremo de Brasil que anule la homologación por la que los ‘makuxí’ y los ‘wapichana’, entre otros, tienen derecho a ese lugar. La tristeza inunda al pueblo indígena porque el recurso del Gobierno ante el Supremo supone un paso atrás en su batalla.

Buscando el apoyo de la sociedad y las autoridades europeas, queriendo abrirnos los ojos y proteger su tierra, dos líderes de estos pueblos llegan a España esta semana. La fuerza es la voz femenina de Pierlângela Nascimento da Cunha, ‘wapichana’, coordinadora del grupo de género dentro de la Comisión Nacional de política indigenista. Ella acompaña a la esperanza masculina del ‘makuxí’ Jacir José de Souza fundador del Consejo Indígena de Roraima. Junto a ellos, Luis Ventura misionero laico de la Consolata y representante de la campaña Anna Pata, Anna Yan (Nuestra Tierra, Nuestra Madre) cuyo objetivo es el envío de cartas al Supremo Tribunal Federal expresando su preocupación por lo sucedido y confiando en que la decisión de los jueces sea conforme a la Constitución brasileña y al Derecho Internacional.

Antes de reunirse con la Vicepresidencia del Gobierno y con la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados. Antes de su paso por la Embajada de Brasil, para entregar una carta firmada por algunas ONG como Survival International, Pierlângela y Jacir José, bajo su penacho de plumas, charlaron con YODONA.COM sobre el papel de la mujer en esta lucha, el significado de su tierra y la ayuda que necesitan del mundo.
Piden la voz de todos los ciudadanos, por la naturaleza y por la vida, por un puñadito de tierra sobre el mapa de Brasil que es toda su esperanza. Con la ayuda de todos “Vai dar cierto” (“va a salir bien”).
Entrevista a dos líderes indígenas de Raposa-Serra do Sol

ONG Survival

Entrevista a Pierlângela Nascimiento y Jacir José de Souza

YODONA.COM: ¿Qué significa Raposa Serra do Sol para los indígenas?

PIERLÂNGELA: Para nosotros simboliza la vida, sin ella no hay continuidad. Del mismo modo que lo recibieron nuestros antepasados, lo tienen que heredar nuestros hijos. Todo lo que necesitamos para vivir está allí. Nuestra cultura, nuestra identidad, como dice la campaña “La tierra es nuestra madre”. Pero, las invasiones están en el corazón de ella. Entre las dos zonas indígenas separadas por un río y nos perjudican a ambas.

YODONA.COM: ¿Cuáles serán las consecuencias si el territorio es para los arroceros?

P.: Las consecuencias llevan años aconteciendo, y es posible verlas hoy. Murieron líderes indígenas, se perjudica el medioambiente con el desvío de cauces de río. Se arroja veneno desde aviones y el viento lo arrastra hacia las comunidades. El pescado, nuestra alimentación básica, se contamina con los productos químicos arrojados al río. Si el terreno se queda en manos de ellos seguirá habiendo violencia. Continuarán con su invasión.

JACIR JOSÉ: Si les dan la tierra, las comunidades indígenas pasaremos hambre. No nos dejan plantar ni criar animales, y ha habido mucha sangre derramada. De esa forma no hay posibilidad de convivencia. Acabaran con las comunidades indígenas y es por eso por lo que hoy estamos aquí.

YODONA.COM: ¿Qué podemos hacer cada uno por esta lucha?

P.: Cada apoyo es fundamental. Si se consigue mantener la homologación de Raposa Serra do Sol es un beneficio para toda la Humanidad. Nosotros protegemos la naturaleza, porque tenemos claro que es algo que hay que cuidar. Cada ciudadano y ciudadana puede pedir al gobierno Brasileño que no anule esa homologación.

J.J.: El gobierno federal de Lula cumplió su parte, homologo la tierra indígena, los que están causando problemas son los terratenientes y el gobierno del Estado de Roraima. Si se anula la homologación de esta tierra, puede ser un precedente para todas las tierras indígenas brasileñas.

Mujeres en la lucha indígena

YODONA.COM: ¿Qué papel juega la mujer en vuestra batalla?

P.: Las mujeres siempre apoyaron y acompañaron el papel de los líderes. Estuvieron durante muchos años al lado de ellos cuando culturalmente eran los hombres quienes tomaban la iniciativa y salían de la comunidad. Entonces, la mujer se ocupaba del grupo, de los plantíos y de la familia. Hoy, tomamos parte del movimiento, colocamos nuestras opiniones y estamos presentes al lado de los esposos y de los padres, porque lo que está en juego es la comunidad, somos todos. Creo que es una gran oportunidad que como mujer esté hoy aquí siendo portavoz de hombres, mujeres, niños.

J.J.: Los hombres descubrimos que solos no conseguiríamos resolver los problemas, que era una tarea de todos, porque todos estamos sufriendo. El mejor ejemplo de la participación de ellas en este movimiento es el OMIR la organización de las mujeres indígenas de Roraima.

YODONA.COM: ¿Qué mensaje lanzaríais al mundo?

P.: Queremos que nos devuelvan nuestra tierra, ése es el mensaje que traemos de parte de nuestro pueblo. Es nuestra porque la recibimos de nuestros antepasados y tenemos derecho a ella. No expulsamos a nadie, fueron ellos quienes vinieron a quitárnosla. Mucha gente ha sido exterminada en nuestra historia, pero el pueblo indígena sigue ahí resistiendo y vamos a seguir resistiendo por la vida.

J.J.: El mensaje es que se respete la ley. Tierra homologada es ley. Ni siquiera sabemos de qué lugar viene esta gente que está ocupando. Queremos que el gobierno español entienda nuestra palabra, nuestra explicación, al igual que la embajada brasileña.