¿Aún no has hecho ninguna ruta gastronómica por los mercados de Madrid? Deberías saber que esto es la última moda en la capital. Los bares de toda la vida y antiguas tascas  se han renovado para convertirse en lugares donde degustar una buena comida o paladear una copa de vino. Han ido surgiendo gastrobares y es posible asistir a un evento gastronómico prácticamente cada mes; pero si en algo se ha notado la tendencia es en  la rehabilitación de antiguos mercados. Aquellos lugares donde antaño nuestras abuelas hacían la compra, hoy son punto de encuentro de la degustación gourmet. Basándonos en una selección de Vueling, te presentamos los más populares para que inicies la ruta. ¡No olvides llamar a tus amigos para disfrutarla!

Mercado de San Miguel

(Plaza de San Miguel, s/n)

El Mercado de San Miguel está a pocos pasos de la Plaza Mayor, quizás por eso suele llenarse de turistas. Desde la Edad Media, el solar que ocupa era una zona de mercado abierto donde los gremios exponían sus productos artesanales, el lugar también fue el emplazamiento de la iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes, de la que el mercado debe su nombre. El encantador edificio donde se erige hoy día, sin embargo, fue construido en 1916. A base de una estructura de hierro y acristalado, es la última muestra de la llamada arquitectura de hierro de la ciudad.

Para evitar su fundición, en 2009 se creó la sociedad: El Gastrónomo de San Miguel cuyo objetivo fue rehabilitarlo tomando como referencia La Boquería de Barcelona. Hoy, sus antiguos puestos se han convertido en bares donde encontrarás gran variedad de opciones. Prueba un buen bocadillo de calamares en el Carro de el Señor Martín, disfruta de las especialidades de un clásico madrileño como el Lhardy, elige entre un gran surtido de croquetas, disfruta de las elaboradas tapas y una buena caña en el Pescado Original o sigue la costumbre madrileña de tomar un vermut de grifo en el aperitivo en La Hora del Vermut.

ruta-gastronomica-mercados-madrid-san-anton

Mercado de San Antón

Mercado de San Antón


(C/ Augusto Figueroa, 24)

En pleno corazón del barrio de Chueca, destaca el Mercado de San Antón. En su origen, fue un pequeño mercadillo callejero que abastecía al barrio de Justicia, una zona caracterizada por la mezcla cultural, lugar de acogida durante el s.XIX de numerosos emigrantes. En aquella época, ya era un lugar conocido. De hecho, Benito Pérez Galdós lo mencionó en la segunda parte de su novela Fortunata y Jacinta.

El mercado se divide en tres plantas. En la primera proliferan puestos con una amplia selección gastronómica que combina cocina de diferentes comunidades (Islas Canarias) y países (Japón, Grecia). La segunda planta está más centrada en especialidades (marisco, pollo asado). Pero sin duda la sorpresa viene en la tercera, donde hay un magnífico salón-terraza desde el que admirar el cielo de Madrid con una copa en la mano. Aquí también está el restaurante La cocina de San Antón, en el que puedes seleccionar carne o pescado de venta en el mercado para que lo cocinen al instante acompañado de cualquier plato del menú. El Mercado de San Antón lo completa Espacio Trapézio, un centro cultural que pretende dar visibilidad a artistas emergentes.

uta-gastronomica-mercados-madrid-interior

Mercado de San Ildefonso

Mercado de San Ildefonso

(Fuencarral, 57)

¡Atento! Este mercado es más pequeño que los dos anteriores y puede pasar desapercibido en la bulliciosa calle de Fuencarral. De hecho, el mercado pretende ser una prolongación de la misma, con sus adoquines peatonales y sus ventanales al exterior. Dentro verás que San Ildefonso es una fusión de Street Market y mercado tradicional, como el que hubo allí en el siglo XIX.

Una vez dentro, sube al primer piso, hay una gran variedad de puestos gastronómicos. Podrás degustar una fantástica arepa en La Arepera, hincar el diente a una buena carne a la brasa en La Parrilla, disfrutar de una brocheta en La Brochette o paladear los huevos de La Granja Malasaña (¡saben a gloria!).

El ambiente es joven y moderno, muy en la línea del tan de moda barrio de Malasaña. También hay un patio interior para los que quieran tomar una cerveza, un mostrador de bar donde se pueden probar divertidos cócteles y una segunda planta desde donde se puede apreciar el mercado desde las alturas. Además, del 30 de mayo al 10 de julio, San Ildefonso celebra el Street Food Fest abriendo sus puertas a cinco ciudades del mundo. Si tienes la suerte de pasar por la capital en esas fechas, puedes visitar Londres, Berlín, Tokyo, Madrid y México DF sin salir del Mercado.

ruta-gastronomica-mercados-madrid-huerto-lucas

El Huerto de Lucas

El Huerto de Lucas

(C/ San Lucas 13)

Desconocido para la mayoría, admirado por una minoría, este pequeño mercado especializado en la venta de productos orgánicos es la delicia de los amantes de lo natural.

Cuenta también con La Cantina, restaurante donde podrás degustar los magníficos y 100% naturales productos exhibidos en sus puestos. Tal y como lo describe Mapi Hermida en su artículo El huerto de Lucas, una isla en el centro de Madrid, “es como si en pleno barrio de Chueca, hubiera florecido de la nada un inmenso huerto urbano”. Porque aquí, pan, frutas y verduras, carne y embutido o incluso cosmética no es lo único orgánico, también lo es el proyecto arquitectónico, desarrollado por el estudio More & Co de Paula Rosales. El espacio se diseñó para generar un mínimo impacto ambiental, tanto cuando se construyó como en su funcionamiento del día a día. Un (precioso) y singular mercado de 450 m2 con un jardín vertical en el centro.

uta-gastronomica-mercados-madrid-platea

Platea

Platea

(Goya 5-7)

Como diríamos en Madrid, éste es el mercado más pichi de todos los de la lista. Ideal para ir a celebrar algo por todo lo alto o darse un soberbio capricho. Con sus 6.000 m2, presume de ser el centro de ocio gastronómico más grande de Europa. Ubicado en el antiguo cine Carlos III. Fue remodelado por el diseñador de interiores Lázaro Rosa-Violán, para crear un espacio donde albergar restaurantes de alta cocina. De este modo, creatividad, espectáculo y gastronomía van de la mano en un mismo contexto.

No menos de seis estrellas Michelin y doce soles de Repsol han sido otorgados a los cocineros que trabajan allí, incluidas celebridades como Paco Roncero, Pepe Solla, Ramón Freixa y Marcos Morán. Dos pisos, tres puestos y una sección centrada en confitería para sumergirse y disfrutar, no sólo de la comida y la bebida, sino también de música en directo y sesiones de DJ.

¿Te apuntas a hacer esta ruta gastronómica por los mercados de Madrid?

Derechos de imagen: Clara Alim, Rosa G.